en Estados Unidos, Jurisprudencia, Libertad de expresión

Cien años después, Apple censura el Ulises

En 1922 el escritor irlandés James Joyce (1882 – 1941) publicó una de sus dos obras maestras, el «Ulises» (Ulysses), la otra sería «Finnegans Wake» que salió a la luz apenas un par de años antes de su muerte.

Como todos saben Ulises es una novela enorme, no sólo por sus descomunales dimensiones (entre 800 y 1,200 páginas dependiendo de la edición) sino también porque es considerada una de las novelas más importantes de la literatura moderna, aunque su lectura parece estar reservada para los más valientes. No creo necesario decir que no estoy entre ellos. En algún tiempo decía, con cierta vanidad, que había logrado terminar de leer todos los libros que empecé. Hasta que cayó en mis manos el Ulises. Era la segunda traducción al español, la que hiciera Luis Alberto Sánchez (sí, antes los políticos peruanos traducían a Joyce) desde su exilio en Santiago de Chile y que fuera publicada en 1945. Poco antes de llegar a su ecuador el libro me agotó.

El Ulises es un libro denso y complejo. Leía mientras preparaba esta entrada que Joyce señaló alguna vez que tenía tantos enigmas y rompecabezas que mantendría a los profesores ocupados durante siglos discutiendo sobre qué quiso decir. No se equivocó. Parte de esta complejidad nace de su espacio temporal, meses de lectura para recorrer una historia que se desliza viscósamente durante menos de un día, el 16 de junio de 1904.

Un extracto de la novela fue publicada inicialmente en 1918 por The Little Review, una revista literaria de Chicago, hasta que apareció el episodio Nausicaä que describe una masturbación de Leopold Bloom. Las copias eran enviadas por correo a los suscriptores de la revista y compradores potenciales de la novela. Una joven leyó el fragmento y se escandalizó tanto con él que planteó una denuncia ante la Fiscalía de Distrito de Manhattan. Un grupo denominado Sociedad de Nueva York para la Supresión del Vicio (New York Society for the Suppression of Vice) logró que las autoridades judiciales suprimieran su circulación. Un Juez de Distrito, declaró que el trabajo parecía «(…) la obra de una mente perturbada«.

En 1933, Random House consiguió los derechos para publicar el libro en los Estados Unidos. Para desafiar la prohibición contra el Ulises, importó la edición francesa. Las autoridades de aduana y la fiscalía decomisaron la obra y ordenaron su destrucción. Es el comienzo del famoso caso Estados Univos v. Un libro llamado Ulises (United States v. One Book Called Ulysses). El juez John M. Woolsey de la Corte de Distrito del Sur de la Ciudad de Nueva York falló (5 F.Supp. 182 (1933)), en diciembre de 1933, en el sentido que el libro al no ser pornográfico y no podía ser obsceno. Woolsey señaló en su sentencia que «(…) si bien en muchos pasajes el efecto de Ulises en el lector, sin duda, era emético, en ninguna parte tiende a ser un afrodisíaco». Un año después la Corte de Apelaciones del Segundo Circuito (72 F.2d 705 (1934)) confirmó la sentencia de Woolsey.

Desde hace un par de años Robert Berry y Josh Levitas con un equipo de Throwaway Horse se han tomado en serio el trabajo de hacer un webcómic (Ulysses «seen») del Ulises. El trabajo es magnífico y se puede recibir por entregas, como hiciera The Little Review hace 90 años. El equipo de Berry publicó las últimas viñetas del primer episodio (Telemaco) apenas unos días antes del Bloomsday de este año. Haciendo aritmética, si el Ulises tiene 18 episodios, Berry terminará su trabajo en el 2044, aunque si está listo para el centenario del Ulises nos podemos dar por bien servidos.

Pero lo que parecía ser un trámite rutinario para que el Ulysses «seen» se publicara también en la plataforma IPad se convirtió en un enojoso trámite ante el muro antipornografía que Apple ha montado para defender la pulcritid de su App Store. Para su sorpresa, los editores del webcómic se vieron obligados inicialmente a eliminar los desnudos de siete viñetas (Joyce Found Too Graphic, This Time by Apple) consideradas como inapropiadas por Apple. En particular se pidió el retiro de la entrada 37 del webcómic, que detalla el encuentro entre una anciana vendedora de leche y Stephen Daedelus. En la novela, Daedelus tiene un flujo de fantasías que le hacen ver a la mujer como si fuera una diosa. Berry graficó este momento rejuveneciendo a la mujer y con los pechos descubiertos. El panel de Apple se opuso a este contraste, aunque posteriormente reconocieron que habían cometido un error y solicitaron a Berry las viñetas originales (Apple uncensors nude images on iPad apps featuring Joyce’s ‘Ulysses).

Creemos que las políticas de Apple no se reducen sólo a la frivolidad de esconder un par de pechos femeninos en un webcómic, podríamos encontrarnos ante un problema mayor.

A mediados de febrero de este año Apple modificó sus políticas para programadores de la App Store, lo cual le permitió cargarse a unas 5,000 aplicaciones con contenidos obscenos (Apple bans 5,000 apps for sexual content). En particular el acuerdo de licencia para programadores señala lo siguiente:

«Las solicitudes podrán ser rechazadas si contienen contenidos o materiales de cualquier tipo (texto, gráficos, imágenes, fotografías, sonidos, etc) que a juicio razonable de Apple o de los usuarios de iPhone o iPod puedan ser objetables, por ejemplo, materiales que pueden ser considerados obscenos, pornográficos, o difamatorios«.

Es decir, de acuerdo con sus políticas Apple puede censurar prácticamente todo. Y viene ejerciendo esta prerrogativa de forma intensa. En abril de este año la aplicación del caricaturista político Marcos Fiore, ganador del Pulitzer, fue rechazada para la App Store por considerarlas una burla de figuras públicas (Apple Blocks Pulitzer Prize-Winning Cartoonist From App Store). También censuró una adaptación gráfica de la novela «La importancia de llamarse Ernesto» (The Importance of Being Earnest) de Oscar Wilde por varias viñetas donde se grafican los pensamientos lascivos de dos hombres (Who’s Really Objectionable, Apple?).

En principio consideramos que como Apple es propietaria de la App Store es libre de estipular y aplicar las políticas que considere más convenientes. Sin embargo, cabría preguntarnos si es posile que éstas vulneren en alguna medida la libertad de expresión o puedan no ser neutrales respecto de las aplicaciones que deciden filtrar.

Respecto de la primera cuestión, es verdad que el hecho que Apple restrinja determinada aplicación no constituye por definición un exceso, allí está la Web, incluso a través del navegador del iPhone y del IPad para salvar este muro. El aspecto a dilucidar es si Apple estaría obligada a cumplir con algunos criterios objetivos para censurar las aplicaciones obscenas. Por ejemplo, sería posible que Apple restringiera una aplicación con las fotos de Robert Mapplethorpe cuando en su oportunidad ya los tribunales señalaron que no eran obscenas (City of Cincinnati v. Contemporary Arts Center).

Una vez más, creo que Apple puede censurar lo que quiere, pero debiera tener algún cuidado al hacerlo. Si la categoría obscenidad tiene un contenido legal y los tribunales se han pronunciado sobre el particular, Apple no debiera establecer un estándar alejado de esta definición, lo cual parece que no ocurre con los límites aplicados al Ulysses «seen».

Creemos que una política como la de Apple es particularmente riesgosa tratándose de determinadas creaciones culturales, no me estoy refiriendo a la pornografía obscena -todos sabemos más o menos qué lo es-, sino a calificar a cualquier desnudo como censurable. Lo negativo de una política de esta naturaleza es que quiebra la integridad de los trabajos de forma tal que podamos tener una versión para App Stores y otra distinta en la Web abierta. Otro inconveniente es que esta visión de lo obsceno puede tener el efecto que algunos creadores autocensuren sus contenidos para acoplarlos con la App Store, lo cual podría constituye, en alguna medida, una restricción a la libertad de los creadores.

En el encabezado de este texto la versión original de la viñeta que causó más polémica, luego la versión modificada para pasar la censura de Apple.  Debajo otra de las imágenes retocadas.

Comentar

Comentario

  1. Opino que apple debería reconsiderar la opción de ser juez en estos temas, ya que por el libre albedrío se gestaron grandes cosas (tecnología, conciencia social, etc.), y también se llegan a conocer temas que no son del todo agradables para todas las personas (pornografía, maltrato a los animales, etc.) Aunque si yo tuviera mi propia bodega, puedo poner o no las cosas que desee según mis gustos, sin importarme el gusto de mi consumidor final. Concluyo que si Steve Jobs y compañía desean ser jueces o algo así, entonces habrán otros medio que permitan lo «no permitido». Me parece ridículo que por no entender una obra literaria, se pueda llegar a tales absurdos de demandar la obra. Así que personalmente, opino q «otras empresas» o el software, o comunidad LIBRE se pronunciará con sus propias acciones.

  2. Gracias Frank. En principio es como tu dices, si es mi bodega pongo en los anaqueles lo que sea. Pero el problema es definir qué es obscenidad. La posición de Apple en este sentido parece ser incluso más radical que las expresadas por las autoridades judiciales.
    Qué pasa después, si no sólo limito lo obsceno, también otro tipo de iniciativas, como por ejemplo el Flash de Adobe u otras aplicaciones de mis competidores. Mientras Apple no sea dominante no pasa nada, pero si adquiere más importancia, podríamos tener varias webs, una en plena libertad y la otra censurada… digamos un Internet balcanizado.

  3. Pregunta pesada: ¿Por qué este caso es distinto a la posibilidad de que los ISPs negocien con los proveedores de contenidos acuerdos para llevar sus paquetes de datos más rápido que los del resto?

    En ambos casos tenemos que demostrar un mismo estándar. En el caso de los ISPs, incluso, hay más costos de entrada al mercado (inversión en infraestructura) por lo que tendería a ser un mercado menos competitivo que la de los dispositivos móviles.

  4. No tan pesada Morachimo,
    Algunos señalan que se trataría de la misma lógica, la net neutrality ubicua aplicable para todas las plataformas. Pero creo que hay que matizar las cosas.
    En principio la Rey debe ser neutral, no se debiera cobrar distinto a un usuario por bajar P2P y no por ver este blog. Las plataformas en principio no se les exige ser neutrales. Google se dice que no es neutral, Mario Zúñiga tiene algo al respecto (http://bit.ly/a0NDsi). Apple no es neutral de ninguna forma.
    El problema puede plantearse desde que Google y Apple son puerta para competir en diversos mercados. Google en Internet, dado su gran poder de mercado y Apple en su propio ecosistema.
    No veo el caso sólo como una limitación, posible o real, a la libertad de expresión sino como la posibilidad de utilizar App Store como o un embudo para eliminar competidores y afinazar poder de mercado.

  5. apple apple apple….

    parece una oda a apple.

    apple no es absolutamente necesario para nadie. por ejemplo yo no he usado apple para nada. asi que no entiendo porque hacen tanto problema, si apple no quiere publicar desnudos, bien, hay otros medios para publicar.

  6. Coincidimos. Yo tampoco jamás…

Webmenciones

  • LIBROS PROHIBIDOS – cosas bonitas como tu 22 mayo, 2014

    […] 20. Ulysses (James Joyce): Joyce empezó a escribir su novela en 1914 mientras ésta era emitida por entregas en diarios estadounidenses hasta que en 1920 fue prohibida durante más de diez años al considerarse una novela obscena debido a una escena de masturbación. Casi un siglo más tarde Apple también la censuró. […]

  • 30 libros de referencia que han sido prohibidos por la censura. | BLOGSUNIDOS 22 mayo, 2014

    […] 20. Ulysses (James Joyce): Joyce empezó a escribir su novela en 1914 mientras ésta era emitida por entregas en diarios estadounidenses hasta que en 1920 fue prohibida durante más de diez años al considerarse una novela obscena debido a una escena de masturbación. Casi un siglo más tarde Apple también la censuró. […]

  • 30 libros de referencia que han sido prohibidos por la censura | United Explanations 22 mayo, 2014

    […] 20. Ulysses (James Joyce): Joyce empezó a escribir su novela en 1914 mientras ésta era emitida por entregas en diarios estadounidenses hasta que en 1920 fue prohibida durante más de diez años al considerarse una novela obscena debido a una escena de masturbación. Casi un siglo más tarde Apple también la censuró. […]

  • 30 libros de referencia que han sido prohibidos por la censura | BLOGSUNIDOS 22 mayo, 2014

    […] 20. Ulysses (James Joyce): Joyce empezó a escribir su novela en 1914 mientras ésta era emitida por entregas en diarios estadounidenses hasta que en 1920 fue prohibida durante más de diez años al considerarse una novela obscena debido a una escena de masturbación. Casi un siglo más tarde Apple también la censuró. […]

  • 30 libros que no pudieron ser leídos | CiberPress Info 22 mayo, 2014

    […] 20. Ulysses (James Joyce): Joyce empezó a escribir su novela en 1914 mientras ésta era emitida por entregas en diarios estadounidenses hasta que en 1920 fue prohibida durante más de diez años al considerarse una novela obscena debido a una escena de masturbación. Casi un siglo más tarde Apple también la censuró. […]

  • Que el portero marque tarjeta: Google Neutrality 22 mayo, 2014

    […] – Cien años después, Apple censura el Ulises […]

  • Censura en el S.XXI o Los alcances de lo obsceno y pornográfico « Pizarra blanca 22 mayo, 2014

    […] App Store para el iPad algo tan explícito como el torso desnudo de una mujer? Cuánta obscenidad. Censurado para grandes y chicos. Por eso, ni se te ocurra buscar “Pudor” de Roncagliolo ni leer “El […]

  • Oscar Del Valle 22 mayo, 2014

    Debo decir que soy fan de Blawyer y qué buen post este. RT @elpollofarsante Apple censura el Ulises de Joyce http://is.gd/d5gId

  • Blawyer.org 22 mayo, 2014

    Cien años después, Apple censura el Ulises http://goo.gl/fb/C36AT (BLAWYER POST)

  • Oscar Montezuma 22 mayo, 2014

    Cien años después, Apple censura el Ulises:
    En 1922 el escritor irlandés James Joyce (1882 – 1941) publicó una de… http://bit.ly/aepr1D

  • Tweets that mention Cien años después, Apple censura el Ulises -- Topsy.com 22 mayo, 2014

    […] This post was mentioned on Twitter by Blawyer.org, Oscar Montezuma . Oscar Montezuma said: Cien años después, Apple censura el Ulises: En 1922 el escritor irlandés James Joyce (1882 – 1941) publicó una de… http://bit.ly/aepr1D […]

  • Cien años después, Apple censura el Ulises 22 mayo, 2014

    […] Read more: Cien años después, Apple censura el Ulises […]