Que el portero marque tarjeta: Google Neutrality

Este 14 de julio el New York Times editorializó (The Google Algorithm) sobre la revolucionaria idea de regular a Google. De acuerdo con la tesis del Times, Google controla las dos terceras partes de las búsquedas en Internet y genera la mitad del tráfico en la mayoría de los sitios web. Así, una modificación de su algoritmo podría poner a un sitio web en posiciones poco destacadas del ranking de resultados (PageRank) lo cual significaría su perdición. Esta idea se torna creíble desde que Google decidió diversificar sus actividades a una serie de servicios en línea (Google Maps, YouTube, GMail y un largo etc.) con lo cual podría diseñar un algoritmo que favorezca sus propios negocios en perjuicio de los sitios de sus rivales. La solución a este problema: una agencia estatal que supervise al portero de Internet.

Esta idea constituiría un principio de nuevo cuño que se ha venido a llamar la Neutralidad de búsqueda o Search Neutrality, primo hermano de lo que hasta el hartazgo se conoce como Neutralidad de la red o Net Neutrality. Existen antecedentes. En febrero de este año FoundemCiao!, dos sitios de comparación de precios y E.justice, un buscador de recursos legales francés, denunciaron a Google ante la Comisión Europea por prácticas contrarias a la Libre Competencia. En todos estos casos la queja fue la misma, Google “fondea” las páginas de sus rivales en los ranking de resultados y privilegia sus actividades. Como era de esperar, la Comisión, más rápido que volando, inició la investigación (Telegraph: Google under investigation for alleged breach of EU competition rules y The New York Times: Sure, It’s Big. But Is That Bad?). Sobre este tema recomiendo la entrada de Mario Zúñiga en Enfoque Derecho (¿Tiene el buscador de Internet la obligación de implementar sistemas de búsqueda “neutrales”?).

La respuesta de Google al Editorial del Times fue inmediata y es una oda contra la neutralidad de las búsquedas en Internet (Our op-ed: Regulating what is “best” in search?). Curioso y paradójico pienso, que quien exige la neutralidad de la red no esté dispuesto a soportar los mismos principios cuando éstos le pegan directamente. Algo así como la paja en el ojo ajeno. Google cree que existen muchos motores de búsqueda y que los usuarios son libres de decidir y usar el algoritmo del motor de búsqueda que responda mejor a sus requerimientos de información. Entonces el concepto de Neutralidad de búsqueda constituye una amenaza a la competencia y, fundamentalmente, a la capacidad de innovar sobre la mejor forma de buscar la información.

Sobre el editorial del Times me han parecido particularmente interesantes, el titular de una entrada de Denken Über (El gobierno debería regular al New York Times) y el artículo que lo inspira, de Danny Sullivan (The New York Times Algorithm & Why It Needs Government Regulation). Con ironía, Sullivan utiliza el mismo análisis del Times para concluir sobre la necesidad de regularlo. El Times es el diario más influyente entre los líderes de opinión, de tal suerte que cuando ajusta hacia abajo los niveles de cobertura de determinada organización puede llegar incluso a quebrarla. El New York Times ha ramificado sus inversiones hacia diversos sectores y tiene por tanto incentivos para perjudicar a sus rivales. Entonces, para Sullivan, sólo una comisión gubernamental sería ser la mejor opción para limpiar al Times de cualquier sospecha.

Pero Sullivan nos recuerda otro aspecto interesante, los tribunales americanos ya se han pronunciado respecto de los resultados de las búsquedas de Google. En el caso seguido por KinderStart contra Google (C 06-2057 JF (N.D. Cal. March 16, 2007)) el Juez entendió que el ranking de Google es una opinión generada algorítmicamente y por este hecho arbitraria, por lo tanto no puede hablarse de un mal ranking. Incluso, Google podría optar por asignar PageRanks al azar, lo cual, según la interpretación del Juez no sería incorrecto .

Google realiza millones de búsquedas al día y una multitud de empresas sobreviven a sus resultados sin mayor problema. En la actualidad, no es acertado hablar de Google como el único portero de Internet, dado que empiezan a aparecer otros cancerberos que le quitan valor a esta afirmación. Ahí están Facebook y Twitter para demostrarlo.

El clamor del Times se enmarca dentro de un intento por crear una regulación extensiva, amplia y pulposa de la neutralidad. Limitada en un principio a las infraestructuras de telecomunicaciones (Net Neutrality y Wireless Net Neutrality) la neutralidad se cierne omnipresente para las demás capas de la Internet. Ahora nos encontramos con requerimientos de neutralidad en las búsquedas (Search Neutrality), neutralidad de los dispositivos (Device Neutrality), neutralidad de las aplicaciones (Application Neutrality) y así, se la empezará a invocar para las redes sociales, correo electrónico, mensajería instantánea, publicidad en línea, etc.  (The Day Real Internet Freedom Died: Our Forbes Op-Ed on Net Neutrality Regulation)

Imaginémonos por un momento que la descabellada propuesta del Times prospera. Primero —harto complicado-, habrá que decidir quien será el regulador: ¿Una agencia del gobierno de los Estados Unidos? ¿La Comisión Europea? ¿OSIPTEL? Podríamos llegar al absurdo de tener tantas regulaciones -y algoritmos- como lugares donde se puede consultar Google. Un pandemonio en toda regla. Supongamos que, luego de decidir al regulador, Google cree conveniente hacer una pequeña modificación de su algoritmo y comunica esta decisión al OSALG (Organismo Supervisor del ALgoritmo de Google) para que la apruebe. El OSALG, como no podía ser de otra forma que para eso está, rechaza la modificación por que no es lo suficientemente transparente y dado que, a su juicio, Google no ha demostrado que la modificación del algoritmo es mejor que la versión existente. Google tiene dos caminos, o se va a pelear a los tribunales —que resolverán luego de tres años- o sigue discutiendo con el OSALG. Decide hacer lo segundo y luego de ocho meses —con informes de consultoras y estudios de abogados de por medio- el OLSAG aprueba la modificación del algoritmo de Google.

Cuando Google haya perdido gran parte de su cuota de mercado, no creo necesario aclarar por qué, aparecerán los del OLSAG en los medios para sostener el modelo: la caida de cuota se debe a su intervención y a sus estrictas políticas procompetitivas.

Después, seguro que se dice que la neutralidad no afecta la innovación.

Algunas neutralidades en Blawyer

Application Neutrality

- 1984, veinticinco años después

- Cien años después, Apple censura el Ulises

- Cómo detener el futuro de Internet

- Nubes negras sobre el Internet generativo

Device Neutrality

- Diferencias entre el Carterphone y el iPhone Jailbreaking

- iPhone Jailbreaking

- Nokia y las telcos, enemigos íntimos

Net Neutrality

- El ruido y la furia del caso Comcast (1)

- ¿Es Internet como una carretera?

Wireless Net Neutrality

- ¿Qué hay detrás del iPhone 3G de Claro?

16 Comments Que el portero marque tarjeta: Google Neutrality

  1. Pingback: Tweets that mention Que el portero marque tarjeta: Google Neutrality -- Topsy.com

  2. Pingback: Blawyer.org

  3. Pingback: Oscar Montezuma

  4. Pingback: miki

  5. Pingback: Kenny Silva

  6. Lupi

    Interesante noticia. Aunque más allá del argumento que dio el NYT, eso de que podría existir favoritismos dentro de Google y sus servicios, creo que el tema importante acá es el límite entre lo que sería una especie de monopolio ¿digital? y la neutralidad de la red.

    Después de todo Google es una puerta INMENSA DE TODA INMENSIDAD a través de la cual uno no solo “ingresa” a Internet, sino que escoge de entre las opciones que Google te da. Lo cual, sabemos, también tiene sus fallas. Con algoritmos y todo, existen spammers que dejan comentarios en varias páginas, generando clicks y así un mayor tráfico que hacen que dicha página suba en los ránkings.

    La pregunta creo que es cuán grande puede seguir siendo Google y sus implicancias para el resto de páginas. Es decir… cómo puede existir otro Google? Se están dando las condiciones? Cuáles son los límites para que Google siga creciendo?

    Claro, pueden decir que existen otras opciones y blablabla, pero verdaderamente ¿puede existir otro Google? O mejor dicho, alguien que pueda competir con Google?

    Es importante darse cuenta de que Google no es sinónimo de Internet; Google no es un concepto. Google es una compañía. Una compañía muy muy grande. Y si bien se trata de la neutralidad de la red y principios inquebrantables en donde no debe meterse el gobierno (completamente de acuerdo), el debate creo que va a girar en torno a esos límites difusos entre defender la neutralidad de la red y la libertad, y el caso de compañías gigantescas como Google y su crecimiento gigantesco y permanente.

    Como cualquier compañía, alguien no debería establecer límites? el “mercado” en Internet se encargaría de controlarla? Podría decirse que existen en verdad otras opciones solo porque “existen”? con esto me refiero a que pueden existir miles de pequeñas compañías que surgen, pero realmente tienen una chance con el poco dinero y alcance que tienen?

    Uno asume que esta “era” de Google llegará a su fin, y que el Facebook y Twitter serán paulatinamente reemplazados por otros servicios mejores, pero hay que ver de dónde proviene estos supuestos y si realmente se están dando las condiciones para que los “geeks antisociales con barba”, como los llama Zittrain, puedan realmente hacer cosas innovadoras y no se limiten a trollear Youtube y crear memes en 4Chan.

    El que exista una “posibilidad” no es sinónimo de que existan “oportunidades”.

  7. Pingback: julio80

  8. roberto

    siguiendo la línea de la search neutrality, porque no se publica tu articulo en el Comercio u otro diario nacional, me parece muy bueno, un debate sobre el que todos deberiamos estar enterados

  9. Miguel Morachimo

    Creo que hay que ver el tamaño de Google en términos históricos. En los noventas, cuando TimeWarner compró AOL todo el mundo lo vio como la unión de dos grandes de los contenidos y del Internet. Lo mismo ha pasado hace poco con la adquisición de la mayoría de las acciones de NBC por Comcast (hasta hay un capítulo de 30 Rock sobre eso). Pero, al menos en Internet, la historia de los últimos diez años nos dice que el índice de recambio es altísimo y los “grandes” también pueden hacerse pequeños. Ahora no lo vemos, como en el 2000 nadie pensó que Google iba a ser más grande que Yahoo o más recientemente: que MySpace entraría en crisis.

    Ser una empresa grande y tener mucho éxito a punta de productos novedosos no tiene nada de malo. Para cualquier abuso de su poder de mercado, existen reglas de libre competencia (si no, pregúntenle a Microsoft) y por ahora eso debería de bastar, creo.

  10. Pingback: Blawyer.org

  11. Pingback: Lex Informatica

  12. Pingback: Christian Leo

  13. Antonio Rodriguez Lobatón

    Lupi, Gracias por comentar, eres muy activa por aquí. Coincido contigo que en el corto plazo es muy difícil que salga algún competidor de Google en las búsquedas. Pero en el largo plazo las cosas podrían cambiar. Son muchos los ejemplos de empresas aparentemente imbatibles que no se adaptaron y desaparecieron o se redujeron a la mínima expresión. Coincido con Miguel en el dinamismo de las nuevas tecnologías. De hecho, como pongo en la entrada, las cosas ya están cambiando, existe todo un mundo en Twitter y Facebook que Google ya no controla y está, por el momento, fuera de su alcance. Finalmente, no digo que a Google le debamos aguantar todo o que no sea regulado de forma alguna. Sólo critico una propuesta que es abiertamente jalada de los pelos.

    Roberto, nos alegra que te haya gustado la entrada, pero por el momento este es nuestro espacio habitual, donde nos movemos como Paul en el acuario de Oberhausen. Por otro lado no creo que a los editores de el Tromercio las nuevas tecnologías tengan alguna relevancia informativa. Igual vamos a ver por donde nos podemos ir metiendo.

  14. Pingback: Abel Revoredo

  15. Pingback: Twitter, paloma o águila

  16. Pingback: El fin de la doctrina de la imparcialidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>