en Derechos de Autor

Indecopi, el terror de los ayacuchanos

Desde hace un tiempo, Indecopi viene aplicando una estrategia de prensa bastante selectiva, por decir lo menos. Algunas de sus notas de prensa parecen genuinamente motivadas a ganarse un titular sensacionalista en lugar de realmente educar a la población sobre su labor. Hace poco, por ejemplo, emitían una nota de prensa anunciando el inicio de procedimientos sancionadores a varias empresas en materia de protección al consumidor. En la nota, avisaban que recién iban a darles la oportunidad a las empresas de justificarse pero que quizás sí habían cometido una infracción. Otra conducta frecuente es hacer notas de prensa sobre casos que todavía están en primera instancia, como este de LAN o el reciente sobre discriminación en una discoteca.1 Ya en la nota de color, una vez hasta confirmaron que no había subido el precio del GLP (¿?).

Pero ha llamado mi atención su última nota de prensa, donde dan cuenta de los operativos que han montado para impedir la “piratería” (sic) de la reciente película peruana Cementerio General. En ella, hablan al mismo tiempo de: (i) sus acciones para impedir la comunicación pública no autorizada de la película, y, (ii) su actitud vigilante frente a la eventual venta de copias no licenciadas de la obra.

En los hechos, la intervención de Indecopi ha significado que los ayacuchanos no puedan ver la película Cementerio General. Ayacucho es una de esas varias provincias donde no hay una sala de cine permanente. Lo único que existe es un cine municipal cuya programación es bastante limitada en términos de oferta.2 Por otro lado, tampoco pueden comprarla o alquilarla porque es una película nueva que obviamente todavía no tiene una copia oficial para venta minorista.

La nota de prensa continúa detallando los esfuerzos que hace Indecopi en cooperación con la Policía Nacional y el Ministerio Público en los casos de las demás películas peruanas. Lo que no se entiende es porqué toda esa maquinaria perfecta no ha sido capaz de erradicar cosas como el Centro Comercial El Hueco o sectores enteros de Polvos Azules.

Si yo viviera en Ayacucho, me molestaría mucho que el Estado peruano invierta activamente dinero en impedir que vea una película peruana en un cineclub y deje tranquilos y contentos a todos los que venden películas extranjeras en los semáforos de Lima. Peor aún, que solo lo hagan para lograr una bonita nota de prensa. ¿A ustedes no?

 


  1. Esto es curioso porque, si bien los casos son publicitados ampliamente, entiendo que las resoluciones son reservadas y el público no puede acceder a ellas hasta que no queden consentidas o se decida la apelación. Cosa que no había sucedido en los dos casos que menciono. A mí me han negado alguna vez el acceso a una resolución por ese motivo 

  2. Sí, sé que existe toda una rica escena de cine independiente ayacuchano y sé que mucha gente la prefiere. A lo que me refiero con “limitado” es a que no se proyectan muchas películas al mes y, al parecer, casi todas son regionales. Según me cuentan, películas como Asu Mare nunca se llegaron a proyectar oficialmente en Ayacucho. No, te equivocaste si pensabas que este era el típico post sobre cómo todas las películas peruanas tienen que ser como Asu Mare. 

Comentar

Comentario

Webmentions

  • Los seis días de thepiratebay.pe | Blawyer.org

    […] fiel a su política institucional de transparencia selectiva, Indecopi no ha precisado si es que realmente ha abierto un procedimiento contra The Pirate Bay. Mi […]