Anonymous y la operación AndesLibre

“Ciudadanos libres del mundo, los gobiernos de Chile y Perú siguen vulnerando los derechos de su pueblo, esta vez vigilando todas sus comunicaciones en los blogs, facebook, twitter e incluso ubicando geográficamnte la fuente de lo que se postea y/o se comunica [...] Anonymous no lo permitirá.”

Con esta declaración, que de puro flojo he copiado del blog del morsa (aquí), la no organización Anonymous anunció la operación “Andes Libre“; es decir, que en plan vengador irán a poner en vereda a los gobiernos de Chile y Perú. El pecado, la supuesta decisión de vigilar las comunicaciones de los ciudadanos en redes sociales.

Qué es Anonymous

De Anonymous es mucho lo que se dice pero poco es relevante. Básicamente algunas pinceladas de su chancultura. Sabemos que el símbolo del movimiento es una máscara con la cara del conspirador católico inglés Guido Fawkes (1570 – 1606)  actualizado en la figura del anarquista revolucionario de la cinta V de Vendetta (2006) de James McTeigue. No es fácil definir a una no organización, pero al parecer Anonymous es un conjunto de personas que actúan bajo una estructura no jerárquica y no afiliada, con el objeto de realizar acciones sincronizadas contra un objetivo de un enemigo acordado, acusado de violentar algún derecho importante de cara al colectivo.

De acuerdo con la información dispersa que he recogido, Anonymous se ha preocupado de realizar sus ataques en medio de algún conflicto o reinvidicación. Empezaron por puro gusto con un ataque a la Iglesia de la Cienciología (Proyecto Chanology) (aquí), no los culpo, tomaron por asalto la web del partido demócrata-cristiano irlandés Fine Gael. Son conocidas las represalias contra la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) y los partidos políticos españoles cuando se discutía Ley Sinde (Operación Sinde). También se enfrentaron a Visa, Mastercard, PayPal y Amazon (Operación Payback). En Wikipedia podemos encontrar un listado de los operativos de Anonymous.

Según Gabriella Coleman, en El País (aquí), unos mil activistas son los que ponen sus computadoras al servicio de los ataques del tipo DDoS o ataques distribuidos de denegación de servicio (Distributed Denial of Service). Los DDoS son el arma más utilizada para estos ataques reivindicativos. Consiste en enviar simultáneamente miles de peticiones a un servidor hasta que este colapsa, normalmente sólo por espacio de unas horas.

¿Por qué Chile y Perú (sic)?

Parece que el ataque al gobierno chileno tendría algún sentido desde la óptica de este movimiento. Miguel Morachimo en esta esquina (Operación AndesLibre: Anonymous ataca al Estado Peruano) encuentra la razón en un hecho público: la decisión del gobierno chileno de contratar a una empresa para monitorear los comentarios de sus ciudadanos en redes sociales. Sin embargo, resulta lógico que la Administración, cumpliendo determinadas reglas, gaste recursos en saber qué es lo que dicen sus ciudadanos, con la finalidad de atenderles. Multitud de organizaciones lo hacen.

La represalia contra el gobierno peruano tiene menos justificación. Y aunque la tuviera, lo que no saben los vengadores de Anonymous es que el Estado peruano es incorregible. Ya se darán cuenta. Algunos argumentos se han barajado para explicar este ataque, ninguno muy consistente la verdad. Miguel Morachimo ha encontrado un correo con lo que parecer ser la justificación del ataque: el caso de los petroaudios, los ataques a periodistas regionales (ser perdiodista en el interior del Perú se está convirtiendo en una profesión de alto riesgo) y la nueva Ley de Protección de Datos Personales.

El morsa especula con otra lista de posibles razones:  juicios abiertos a blogueros que escriben sobre política, el caso petroaudios, ambigüedades del próximo gobierno con relación a las redes sociales y política criminalizadora de los derechos de autor en entornos digitales.

Estimo -y es mi particular punto de vista- que ninguno de los hechos podrían justificar la agresión de Anonymous. El juicio contra Godoy no es más oscuro que los miles de procesos que se desenvuelven en el Poder Judicial todos los días. El caso Petroaudios es un escándalo mayor, ciertamente, pero pareciera que estamos más ante un caso de espionaje industrial a escala industrial (potoaudio incluído). Sobre las ambiguedades del próximo gobierno, la falta de claridad -y una buena campaña- fueron las claves para ganar las pasadas elecciones, creo que las declaraciones de Humala no son peligrosas. Finalmente, sobre la criminalización de las violaciones de los Derechos de Autor en la red, ya tenemos Digital Millenium Copyright Act hace años y nadie parece haberse enterado, en lo que viene a ser nuestra particular forma acatar la vieja fórmula del Derecho Indiano, «la ley se obedece pero no se cumple»

¿Quién controla al vengador?

Estas acciones podrían estar dentro del tipo establecido por el Artículo 207-B del Codigo Penal peruano que castiga con pena privativa de libertad de tres a cinco años a quien ingresa o interfiere indebidamente una base de datos, sistema, red o programa de computadoras o cualquier parte de la misma con el fin de alterarlos, dañarlos o destruirlos. Ahora que nuestra policía pueda encontrar a los autores y capturarlos, es harina de otro costal.

En lo que toca al fondo del asunto, que un grupo de anónimos ande por la Red atizando a quienes según ellos violan determinadas libertades (las más variadas e indeterminadas) no parece lo más civilizado y democrático.

Algunos piensan que los límites a la acción personal de los individuos está en el Código Penal y es un error. Un ataque del tipo DDoS es como si se pusiera una decena de camiones en la puerta de la casa de una persona, el Código Penal probablemente no sancione esta acción, pero es evidente que se está afectando, cuando menos, el derecho al libre tránsito tanto del afectado como de quienes tenían pensado visitarle. Es además atentatorio contra la libertad de expresión y de información. En este contexto es aún más cuestionable que se realicen este tipo de ataques sobre sitios de la Administración pública, que lo único que van a generar es la incomodidad de los ciudadanos que pensaban visitarlos.

Otro aspecto que preocupa es la arbitrariedad y el oscurantismo con que se toman las decisiones sobre los ataques y la imposibilidad que tienen los afectados de revertirlas. Prueba de ello es que a estas alturas de la jornada todavía discutimos sobre las reales razones del ataque. No existe posibilidad de ejercer ningún nivel de defensa, ni autoridad a la cual recurrir, ni recurso que interponer, ni explicación que dar, nadie que pueda escuchar.

Un par de buenos artículos sobre Anonymous:

«Somos Anonymous» (aquí), en Ciberp@is.

«#Anonymous: el origen de una cibercultura (4chan/b/)» (aquí), en Sociología y redes sociales.

32 Comments Anonymous y la operación AndesLibre

  1. roberto

    Antonio, el tema de los Petroaudios es algo más complejo, porque no se trataría solamente de espionaje industrial. Entre otras cosas tenían correos capturados desde el 99 hacia adelante (muchos de ellos extraídos de la Red Científica Peruana). Y BTR también realizó acciones de seguimiento a grupos políticos juveniles.

    http://www.elmorsa.pe/2009/02/08/business-track-y-la-cc/

    Como sugerí en el post de Miguel Morachimo, puede ser que no hayan motivos claros. Es lo de menos. “Anonymous” no es tanto una organización, como sí una idea. Y como lo planteas, que eso sirva para discutir todos estos temas: privacidad, derechos de las personas en el entorno digital, etc.

    Abrazos.

  2. Pingback: Blawyer.org

  3. Pingback: Oscar Montezuma

  4. Pingback: Aaron Cisneros D.

  5. Pingback: Bruno Bertolotti

  6. Pingback: ダイゴロ

  7. Pingback: roberto bustamante

  8. Antonio Rodriguez Lobatón

    Gracias por comentar Roberto.
    Seguro que el tema de los petroaudios es mucho más complejo y la información con la que contamos debe ser muy pequeña. No me extrañaría que existieran circulos políticos metidos en la danza. Cuando hablo de espionaje industrial a escala industrial me refiero básciamente a que pareciera que existe un enorme mercado secundario de chuponeo a todo nivel. Con lo cual algunos (incluso políticos) ya no tienen que recurrir al aparato de seguridad del Estado (casi desactivado) para que se les proporcione información de lo que dicen y comunican los cuidadanos, sino que acuden a empresas formadas por ex militares y ex miembros de los servicios de inteligencia.
    Sobre Anonymous, como queda claro en la entrada, creo que antes que ayudar entorpece, debilita la sensación de seguridad general y es muy fácil que a través de este mecanismo de protesta se puedan desarrollar ataques arbitrarios, desproporcionados e irresponsables. Las sociedades democráticas deben encontrar mecanismos útiles e idóneos para canalizar las protestas, Anonymous no es uno de ellos. De un ataque del tipo DDoS a liberar identidades de policías en actividad, en un país donde mueren decenas de uniformados al año por las balas del crimen organizado, hay una línea muy estrecha y es lo que ha pasado en esta oportunidad. No tiene nada de reivindicativo y mucho de irresponsable.
    Sobre lo de elevar el nivel (como sinónimo de ruido, intensidad, actividad) de la discusión, coincido plenamente contigo.
    El gran problema del Perú es que los temas relevantes no se discuten jamás. Con ocasión de la entrada en vigencia del canon hice notar en su oportunidad como es que se había aprobado sin ningún debate, igual pasó con la modificación de la Ley de Derechos de Autor y lo mismo ócurrió con la declaratoria del acceso a Internet como un Derecho Fundamental, la lista es enorme. Tampoco la sociedad Red ayuda. Erik viene impulsando el Proyecto de Ley de Protección de Datos Personales desde el 2004, es decir desde hace siete años, y apenas mereció algún grado de discusión.
    Hace una semana en Fundación Telefónica señalaste varios tópicos que apenas vienen siendo discutidos, como el espacio de lo público y lo privado o sobre aquellas zonas donde el Estado debiera intervenir y no lo hace o lo hace mal. Hay un espacio enorme para un debate constructivo o destructivo creativo, como se quiera ver.
    Sin embargo, los ataques de Anonymous no creo que colaboren a abrir este tipo de debate tan necesarios, sí probablemente otros relacionados con su directo accionar.
    Un abrazo.

  9. Damaso

    En realidad no hay justificación para ataque en nuestro país y mucho menos justificación alguna para sacar a la luz datos sensibles como el de los policias destacados a las agencias bancarías. Eso amarrado a otros datos filtrados fechados inclusive de febrero de este año, lo unico que terminan de confirmar es un mero afan de figuración por parte de los anonymous peruanos. No hay mucha vuelta que darle.

  10. Pingback: Abel Revoredo

  11. Pingback: Yolotli S. Tonatiuh

  12. Erick Iriarte

    Para Roberto

    Es cierto lo de BTR implica muchisimas mas cosas, pero son acciones no del Estado sino de privados, que afectan lo publico sin duda. Entre ellos a mi mismo, que era uno de los “dirigentes estudiantiles a finales de los 90″.

    Y de fuentes directas que leian nuestros emails y nos escuchaban las llamadas, y que tuvimos que comenzar a encriptar mensajes con (PGP) y mandarlos por servidores de listas externas. Pero tambien habia que reconocer que no se requeria de tecnica dado que habia demasiados “informantes” desde dentro.

    Que la RCP sirvio para ello, preguntale al Gerente de esa epoca Jose Soriano y que te diga porque durante años fueron marinos los que estaban en la RCP. El resto es historia

  13. Cristian Farias

    Definitivamente no sabes nada de anonymous y usas la semantica para que tu ignorancia suene bonita.

    Minimizar una rebolucion es el peor pecado del obtuso y el mediocre. Date una vuelta por twitter o informate solo un poco mas y veras como las acciones de anonymous y varios otros son respuesta a un problema mas grande y mas global que solo un grupo manifestandose por internet.

    Son las personas, tu gente, tus amigos y compatriotas, los que sufren con posiciones gubernamentales injustas sin poder defenderse por que no tienen los medios. Y tu tratas de minimisar las acciones voluntarias de un grupo que solo busca defensa de esas PERSONAS.

    Necesitas reflexionar sobre tus motivaciones y tus preocupaciones antes de escribir un articulo tan desinformador como este.

    Que tengas un buen dia, pero recuerda que en el mundo son muy pocas personas los que. Tienen un buen dia.

  14. Antonio Rodriguez Lobatón

    Cristian, ahora lo tengo todo más claro. Tu comentario es de lo más informador. También estoy tranquilo porque gracias a esta revolución se va ha cambiar este orden injusto. Me imagino que dar los nombres y datos personales de policías en actividad era parte de este plan salvador. Que torpe, no me había dado cuenta.

  15. Pingback: Erick Iriarte Ahon

  16. roberto

    Yo estoy de acuerdo contigo Antonio con lo de las bases de datos de policías.

    Y ese es el punto interesnte y riesgoso de Anonymous. Anonymous es básicamente un nombre fachada. Al comienzo podrían ser dos personas y luego varias se van sumando. No hay una cabeza. Ese grupo “Piratas de la Red” podrían haberse luego sumado a la movida Anonymous porque sí.

    Es cosa creo de aquí abrir el debate. Tal como se viene intentando desde hace mucho.

    PS. En efecto, Erick, lo de los marinos en la RCP es algo que debería esclarecerse.

    Abrazos

  17. Erick Iriarte

    Pero es raro Roberto, tu, antonio, blawyer, oscar, lamula, la RCP, alfa- redi, maite, y muchos nos hemos dedicado por años a “abrir” la cancha para el dialogo.

    Quienes deben abrir el debate que tu dices?

    Porque sino esto terminara en un dialogo circular y dentro de nuestro mundo (again!!).
    Erick

    pd. anecdota: sabes cuantas veces he convocado a ONGs a hablar sobre derechos humanos e internet? y al final mandan al de informatica?.

  18. Pingback: Erick Iriarte Ahon

  19. Pingback: Erick Iriarte Ahon

  20. Pingback: Iriarte & Asociados

  21. Pingback: Erick Iriarte Ahon

  22. Antonio Rodriguez Lobatón

    Gracias de nuevo Roberto.
    Creo entender el sentido de Anonymous y cómo funciona, aunque puedo también no tener ni idea, en estos tiempos es difícil tener certeza de algo. Entiendo que no es una organización en el sentido tradicional del término y que dada esta característica es muy dificil determinan quienes lo componen, y es más, incluso sería casi imposible hablar de miembros, líderes o seguidores, tengo la sensación que es más bien un pulso social.
    Reconozco que es un fenómeno contracultural muy interesante. Tal vez en un futuro no tan lejano todas las organizaciones se parezcan mucho a Anonymus.
    Dicho esto, se podría abrir toda una discusión sobre la relación entre el modo de operar de Anonymous y los fines que pretenden, si éstos son políticos o sólo responden a una calentura coyuntural, como un termómetro que recoge y detecta un estado de fiebre social y ataca coordinadamente al virus que creen la orogina.
    Será un buen motivo para empezar a dicutir algunas cosas en serio, de acuerdo contigo.
    Otro abrazo.

  23. Pingback: Parte de Batalla: El dia que anonymous ataco al Peru « Lex Digitalis

  24. Pingback: Verbal Kint

  25. Pingback: #Opandeslibre o de cuando Anonymous atacó al Perú » Globalizado

  26. Pingback: #Opandeslibre or When Anonymous Attacked Peru :: Elites TV

  27. Pingback: #Opandeslibre or When Anonymous Attacked Peru · Global Voices

  28. Pingback: Andrea

  29. Pingback: Andrea

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>