en Internet

Elinor Ostrom, premio inesperado a los comunes

Garret Hardin fue un biólogo graduado en las universidades de Chicago y Stanford y su nombre habría pasado casi desapercibido si en 1968 no hubiera publicado el conocido e influyente estudio The tragedy of the commons (La tragedia de los comunes). Hardin explica la tragedia de los bienes comunales a partir del ejemplo de un pastizal en una situación de estabilidad social. Un pastor racional añadirá tantos animales a su rebaño como le sea posible, de tal forma que la libertad de explotar los recursos comunes resultará en la ruina para todos, pues el pastizal no es un recurso ilimitado.

El trabajo de Hardin se hizo muy popular entre los economistas para desacreditar la viabilidad de los bienes comunes. Sin embargo, matizando las cosas, el ejemplo citado por Hardin no es en estricto sentido un bien común, es un páramo, un espacio de frontera, una tierra del lejano oeste. Como señala con acierto David Bollier (Los bienes comunes: un sector soslayado de la creación de riqueza) “Hardin describe un régimen de acceso abierto no regulado, la tierra de la que habla no tiene límites, ni existen reglas para gestionar el acceso a ella y su uso. Cualquiera se puede apropiar de lo que desee. Nadie está gestionando las tierras comunes. Dicho de otra forma, de lo que habla Hardin es de una tierra de nadie.

Hace unos días la Real Academia Sueca de Ciencias decidió otorgar el Premio Nobel de Economía a los estadounidenses (curiosamente también californianos) Elinor Ostrom (primera mujer en conseguirlo) y Oliver E. Williamson. Confieso, en lo que debe ser una evidencia de mi pereza, que es la primera vez que los suecos entregan el Nobel a alguien que ya había leído y en este caso lo he hecho con los dos.

En lo que nos ocupa. Es quizá el premio de Ostrom el que tendrá mayor repercusión para analizar algunos aspectos relacionados con la gestión de Internet y es, sobretodo, una puesta en valor de las posiciones de quienes venían cuestionando los postulados de Hardin.

La mayor parte de los trabajos de Ostrom se han dedicado al estudio de cómo se gestionan los recursos comunes, como bosques, ríos o pastizales. De esta forma, intenta echar por tierra la tesis de que los individuos racionales utilizan generalmente de forma excesiva estos recursos comunales y que la asignación de derechos de propiedad es el mejor camino para evitar su depredación.

Ostrom encontró que diversas sociedades tienden a crear y mantener a lo largo del tiempo complejas reglas, normas y sanciones para garantizar que estos recursos comunales se utilicen de forma sostenible y llega a la conclusión que este mecanismo de gobierno a menudo funciona bien, pudiendo rivalizar en eficiencia con formas tradicionales de propiedad.

Aunque Ostrom no ha estudiado el fenómeno de Internet como un bien común, distintos autores como Lessig, Boyle o Benkler parecen haber hecho correctamente esta tarea. En principio Internet puede entenderse como una sucesión de niveles o capas. En la capa de red, se afirma, que Internet es viable gracias a la creación de un conjunto de protocolos no propietarios que permiten la interconexión de las diferentes computadoras. De esta forma Internet se habría convertido en el mayor y más robusto bien comunal de la historia.

Existen innumerables ejemplos de bienes comunes digitales como Linux y demás software de código abierto. Wikipedia, Craigslist (anuncios clasificados), Flickr (compartir fotos), Internet Archive (webs históricas), SourceForge (Aguantan los comunes) y Public.Resource.org (información gubernanmetal). Cada web comunal actúa como un administrador eficiente de su riqueza colectiva.

David Bollier (Elinor Ostrom And The Digital Commons) sostiene que una de las razones fundamentales para la creación y proliferación de que todos estos bienes comunales digitales, es que los comuneros no tienen que obtener el permiso de nadie o efectuar pagos a un intermediario empresarial. Pueden construir lo que quieren directamente, y gestionar su trabajo de la forma que deseen.

Creo que tanto como las tesis de Ostrom resultan aplicables a bosques y pastizales, lo contrario se podría afirmar de los postulados de Hardin para bienes informacionales. Cabe recordar que hace algún tiempo (La virtud de no dar, a prósito del último libro de Michael Heller) señalamos que cuanto más propiedad se entregue sobre un recurso cultural, más difícil será que se construya a partir de ellos. En este contexto la administración comunal de bienes digitales no parece descabellada. Aunque no debemos olvidar que Internet es un ecosistema complejo y hay espacio para todos y para todas las formas de gestión en él.

En el site de la Asociación Internacional para el Estudio de los Bienes Comunes (The International Association for the Study of the Commons – IASC) se pueden revisar más de cien documentos de Ostrom (aquí) además de una selección de textos (aquí). El Fondo de Cultura Económica (2000) tradujo al español el que tal vez sea su trabajo más representativo (El gobierno de los bienes comunes. La evolución de las instituciones de accion colectiva).

Algunos comentarios de la entrega del Nobel a Ostrom:

Quemar las naves (El premio nobel del bien)

Soitu.es (Sobre el gobierno de los ‘ecosistemas digitales’: en honor de Elinor Ostrom)

The Economist (The Nobel prize for economics, The bigger picture)

Comentar

Comentario

  1. Excelente post! BLAWYER… y -aprovechando- Feliz Cumpleaños!

    A mi entender, la Tragedia de los Comunes no ha perdido vigencia ni mucho menos –cosa que no lo afirma el post, pero que me gustaría precisar-. La explicación que encuentro del porqué no se presenta el mismo problema del pastizal, que se agota con su uso indiscriminado (Hardin), en el uso libre de Internet no es tanto un asunto de gestión de los bienes colectivos (Bollier u Ostrom), sino más bien que, el pastizal (esté bien gestionado o no) es un bien que por ser físico, es agotable (si se usa, se acaba lo usado) y de consumo rival (si alguien lo usa, ya no lo puede usar otro). En cambio, Internet debido a su condición de intangible, no se agota con su uso y su consumo rivaliza a los usuarios.

    Como sea, al final, el resultado es el mismo: la flexibilización de los derechos de exclusiva. En todo caso, te prometo que pronto publicaré un post profundizando un poco más este tema.

    Saludos,

    Pichilon
    http://www.porpiedadintelectual.blogspot.com
    http://www.pichilon-adas.blogspot.com/

  2. Nos alegra que te haya gustado la entrada mi estimado Pichilon.
    Es verdad no hago una crítica a la teoría de Hardin porque creo en ella, pero con reservas. En realidad Hardin, en su mentadísimo artículo, más que al pastizal veía como un recurso común a la libertad que tenían los seres humanos para reproducirse, que era finalmente de lo que versaba su estudio.
    Considero que más que un modelo de asignación de titularidades, lo importante es el entramado institucional y los incentivos que permiten el cuidado de la tierra o la fecundidad de la inventiva. A fin de cuentas, parece evidente que muchos de los bienes comunales explotados ancestralmente por diversas sociedades, podrían pasar sin problema un test de eficiencia. El modelo de ensayo y error es una poderosa herramienta, Darwin nos podría decir algo al respecto.
    Finalmente, como apuntas, es importante reconocer que no es lo mismo teorizar sobre bienes agotables que sobre informacionales. Pero lo interesante aquí no es cómo se asignan titularidades sobre los productos informacionales, sino cómo se gestionan las plataformas que los distribuyen y reproducen. Es allí donde existen ejemplos de comunidades eficientemente gestionadas en Internet.
    Esperamos con ansias tu post.
    Saludos

Webmentions

  • pelo corto estilos mujer 10 Diciembre, 2011

    pelo corto estilos mujer

    Elinor Ostrom, premio inesperado a los comunes – Blawyer.org

  • multimedia-alpha.wmflabs.org 10 Diciembre, 2011

    multimedia-alpha.wmflabs.org

    Elinor Ostrom, premio inesperado a los comunes – Blawyer.org

  • «Tragedia de los comunes» descansa en paz... | Derecho a LEER 10 Diciembre, 2011

    […] dos buenos articulos sobre el Nobel a Ostrom "Elinor Ostrom, premio inesperado a los comunes" y en Quemar las naves muy claro y ameno "El premio nobel del […]

  • La premio Nobel Elinor Ostrom y los Procomunes : art numerica (beta) 10 Diciembre, 2011

    […] http://www.blawyer.org/2009/10/21/elinor-ostrom-premio-inesperado-a-los-comunes […]

  • El Ciudadano » «Tragedia de los comunes» descansa en paz… 10 Diciembre, 2011

    […] Otros dos buenos articulos sobre el Nobel a Ostrom “Elinor Ostrom, premio inesperado a los comunes” y en Quemar las naves muy claro y ameno “El premio nobel del […]

  • Premios Nobel: Elinor Ostrom y la eficiencia de las comunidades auto-organizadas 10 Diciembre, 2011

    […] dos buenos articulos sobre el Nobel a Ostrom "Elinor Ostrom, premio inesperado a los comunes" y en Quemar las naves muy claro y ameno "El premio nobel del […]

  • Claudio Ruiz 10 Diciembre, 2011

    sharing: Elinor Ostrom, premio inesperado a los comunes http://tinyurl.com/ygdcvb4

  • Tweets that mention Elinor Ostrom, premio inesperado a los comunes -- Topsy.com 10 Diciembre, 2011

    […] This post was mentioned on Twitter by claudio, Oscar Montezuma . Oscar Montezuma said: Elinor Ostrom, premio inesperado a los comunes: Garret Hardin fue un biólogo graduado en las universidades de .. http://bit.ly/HmpFL […]

  • Oscar Montezuma 10 Diciembre, 2011

    Elinor Ostrom, premio inesperado a los comunes: Garret Hardin fue un biólogo graduado en las universidades de .. http://bit.ly/HmpFL