hablando de Comercio electrónico

Un mundo sin abogados

La principal ventaja de un blog es la libertad, autonomía que permite escribir casi de cualquier cosa y sin muchas ataduras. Es lógico, el blog es mío (bueno, en este caso en realidad nuestro) y a ver quién nos pone cortapisas. En este contexto, buceando en Internet, fui hacia la reseña de un libro del que no había tomado nota todavía: The End of Lawyers? Rethinking the Nature of Legal Services de Richard Susskind.

Es conocido que el avance tecnológico hizo desaparecer algunas profesiones. La revolución industrial y la vida urbana trajo abajo una serie de oficios antiguos, como el de los cereros, curtidores, toneleros o cordeleros. Sin embargo, estas actividades no desaparecieron por falta de necesidades pues la sociedad siguió demandando luz, recipientes, ropa y cuerdas. Desaparecieron porque alguien hizo lo mismo mejor.

De acuerdo con Susskind los abogados tal como hoy los conocemos, estarían también enfrentándose a la extinción o al menos al borde de una transformación trascendental.

Los clientes están bajo una importante presión para reducir los gastos en abogados. Al mismo tiempo, tienen más trabajo legal que nunca y un mayor riesgo. El reto de la profesión es ofrecer más servicios a un menor costo.

Los servicios jurídicos están evolucionando de un producto altamente personalizado hasta convertirse en una mercancía (comoditización). Como parte de esta evolución, la labor jurídica desagrega sus tareas y muchas de éstas pueden ser estandarizadas y sistematizadas. Las labores legales pueden hoy dividirse en componentes de la misma manera que se fabrica un automóvil. Algunos componentes serán subcontratados, otros tercerizados o también reasignados.

Los abogados, como el resto de la humanidad, hacen frente a la amenaza de la disintermediación por sistemas inteligentes. Si la tecnología está en el corazón de nuestra sociedad no existe ninguna razón para pensar que el mundo jurídico estará libre de ella. La tecnología puede modificar las formas de trabajo de los abogados. Ejemplos de estas tecnologías, que Susskind llama perturbadoras emergentes, ya están desarrolladas e incluye a las comunidades en línea para compartir conocimientos jurídicos, solución de controversias en línea, la incorporación de conocimientos jurídicos en los sistemas de negocios y mercados jurídicos electrónicos.

Como en otros sectores, si los abogados quieren sobrevivir, deben centrarse en la re-intermediación; es decir, encontrar la forma de reinsertarse en la cadena de suministro. Esto llevará, a lo que Susskind  llama “híbridos legales”: individuos con una experiencia multidisciplinaria, cuyo entrenamiento en leyes se habrá desarrollado a partir de un aprendizaje formal en otras disciplinas.

Interesante punto de vista, pero no es la primera vez que se pronostica o declara la muerte de los abogados. En los albores de la castellanización de estas tierras una Real Cédula de 1529 “(…) mandó que de agora en adelante quanto nuestra merced y voluntad fuere no haya en la dicha tierra los letrados ni procuradores“.  Ya sabemos cómo se aplicó. El proceso de sistematización de las fuentes legales en códigos, se creía que iba a lograr una disminución de la importancia de los abogados. Sin embargo, su impronta social no ha hecho más que crecer.

Son varias las razones que justificarían la existencia de los abogados. En principio pareciera que el sistema legal occidental genera un gran índice de litigiosidad y con ello la colaboración de una persona experta que facilite la tarea de luchar en los tribunales. La otra, es la enorme abundancia y complejidad de las distintas regulaciones que genera el Estado moderno, donde es difícil transitar sin la luz de un iniciado, que es precisamente un abogado.

Es cierto, como señala Susskind, que los abogados son cada vez más caros, sobre todo aquellos que atienden a algunos sectores de la economía, sin embargo, su análisis podría contener algunos errores. Si bien existen sistemas y tecnologías de la información en el mercado, los que más destreza están teniendo en aprovecharlos son precisamente las grandes corporaciones legales. Por otro lado la economía no es estática, si los precios de los servicios suben es porque el mercado presiona en esa dirección, en la medida que no existe todavía un sustituto razonable al abogado tradicional. Si las tecnologías de la información proponen alternativas razonables al servicio jurídico tradicional, es lógico que también funcionen como un regulador del precio y presionen a la baja sobre los costos de los servicios legales. Si en este contexto, los servicios legales tradicionales reducen sus tarifas no es tan evidente que el escenario desolador que adivina Susskind se vaya a producir.

Algunos extractos del trabajo de Susskind pueden encontrarse en TimesOnline.

Comentar

Comentar

  1. primero que nada permitanme presentarme, soy el licenciado mario hernandez, me parece muy interesante el tema de esta pagina, asi como tambien dar mi sencillo punto de vista, creo yo q los abogados tenemos una reputacion que con el paso de los años nos hemos ganado a pulso, sin embargo ahi que pensar que no todos los abogados son unos “rateros” ni unos “buitres” como normalmente nos llaman,o acaso, ¿todos los doctores son honrrados?, cuantas veces por u simple dolor de cabeza, te sacan y te sacan y te sacan mas citas, o ¿todos los maestros hacen su trabajo con pasion? o a cuantos no les interesa si los alumnos aprenden o no, creo realmente que los abogados comos como todos los demas profesionistas, asi como conosco a unas verdaderas ratas, asi tambien conosco a otros que te hablan con la vdd, asi que en ese aspecto no deberiamos de generalizar, ya que habemos unos muy rectos y otros no, como en todo, creo tambien q un abogado debe de estar estudiando constantemente, para estar siempre “al dia” de lo que dgan las leyes y los codigos, mencionan que los servicios de los abogados cada vez son mas caros y estoy totalmente de acuerdo con esta idea, pero me pregunto yo, cuando requieres una operacion muy grave a corazon abierto, ¿vas con un doctor caro pero que te da la confianza y de que sabe lo q hace y en donde esta el corazon ? o vas con un doctro barato que te operara en la sala de su casa, o en una clinica clandestina, en el derecho es exactamente lo mismo, me han tocado clientes que llegan conmigo cuando la “bomba esta a ponto de estallar”, cuando el problema es realmente grande, cuando esta a un paso de ir a prision y uno como abogado lo libra de ese enorme problema, …eso es caro…
    Mensionana algo que desafortunadamente es vdd, mencinan que el desarrollo tecnologico a desaparecido muchas profesiones, y digo desgraciadamente xq ahi una tasa de desempleo enorne al menos en mexico, pero enfocado al mundo jridico, no creo que este a la vuelta de la esquina, ya q no creo q una computadora, u programa o un robot, pueda negociar una demanda ni sacarte de la carcel al menos eso creo yo, no imaginen un mundo sin abogados, porque seria imaginarnos un mundo sin doctores, sin maestros, sin mecanicos, que hariamos en un caso urgente??
    mejor ahi que imaginar un mundo sin malos abogados, sin malos doctores y sin malos profesionistas para ser mas general.

    les agradesco este espacio.

  2. a mi manera de pensar un mundo sin abogados seria uno donde nadie podria alludarte cuando las personas fisicas,morales o publicas violen nuestras garantias individuales donde un juez no tendria la posibilidad de estar lo suficientemente preparado para tener la responsabilidad de dictar sentencia si no huvo acciones ni ecepciones de las partes, uno donde no habria mas instancias mas que hir a la carcel sin haberte defendido previamente o salir en libertad aun siendo culpable que aunque ya nos encontramos en un siglo “avanzado” somos un pais tercermundista que algunos para engañar ala gente y asi mismos lo llaman en vias de desarrollo pero la realidad esque en vez de avanzar somos como los crustacios- cangrejos caminamos hacia atras.por otro lado la corrupcion es el prloblema mas dañino que tiene nuestro pais donde la corrupcion la hacemos cada uno en el momento que te prestas a ella la fomentas etc., la realidad es si hay una imagen muy distorciaonada de los abogados de hoy en dia pero no hay que generalizar el concepto de que todooooss son “ratas” y otros nombres que se les han denominado ya que entre esa gran mayoria existe una minoria onrrada,moralista,etica,entregada,capaz,altruista en ayuda asu projimo sin importar que tan grave sea su problema ellos estan para ayudarlos son servidores publicos como cualquier otro con la diferencia que ellos son mejores ser abogado es un aprofesion maravillosa donde aprendes ayudar y a dedicarte a buscar el bienestar de un cliente. es malo generalizar o a caso a la mujer le gusta que el hombre diga que son muy malas para manejar cuando hay mujeres traileras,camioneras y manejan y son mas precavidas que un hombre solo que por esa mayoria la minoria desaparece y se perjudica gravemente su capacidad a si ocurre con los abogados como la mayoria de la gente dice: por los errores de unos la pagan los otros.